Search
  • Lucia Pinilla Echeverri

Ornamento y Delito

Adolf Loos (1870-1933), Ornamento y Delito. Suena dramático ¿no?

Adolf Loos fue un arquitecto austríaco de principios del siglo XX. ¿Cuál era la tendencia en aquella época? Pues, la arquitectura historicista de finales del siglo XIX estaba llegando a su fin; y el Art Nouveau y la Secesión de Viena estaban en su apogeo.


¿Qué fue la Secesión de Viena? Se trata del inicio del modernismo, se busca la elegancia, predomina la sobriedad formal y sale a luz el expresionismo. Modelos geométricos, construcción modular de los diseños, una decoración estilizada y abstracta. La tipografía es un elemento importantísimo.


Retrato del arquitecto por Otto Mayer Dresden


Bueno, volvamos a Adolf. Ornamento y Delito, se trata de su ensayo donde el arquitecto critica el ornamento en objetos útiles. Sencillo: postula que los ornamentos hacen que un objeto pase de moda. Considera el ornamento como un crimen, un tema inmoral, degenerado.

Además, critica los tatuajes: “…el hombre moderno que se tatúa es un delincuente o un degenerado,” bueno Adolf, no es pa’ tanto...


En todo caso, fue un ensayo importantísimo para articular ideas fundamentales de lo que sería la Escuela de la Bauhaus -luego les cuento de ella- y el Movimiento Moderno en arquitectura. Loos no pretendía una ausencia total de ornamentación, era más bien un tema de ornamentar las cosas bien.


Su conclusión: “…Pero nosotros tenemos 'al arte, que ha sustituido al ornamento. Después del trabajo del día, vamos al encuentro de Beethoven o de Tristán. Esto no lo puede hacer mi zapatero. No puedo arrebatarle su alegría, ya que no tengo nada que ofrecerle a cambio… …La falta de ornamentos es un signo de fuerza intelectual…” Portada del ensayo en alemán


En su obra arquitectónica podemos ver como aplica su manifiesto. Superficies lisas y libres de decoraciones ostentosas. En su residencia: Looshaus, se observa el ejemplo más claro de este criterio.

Adolf Loos. Looshaus. 1911. Michaelerplatz


Desarrolla el raumplan (traducido literalmente como plano espacial), su manera de organizar los espacios interiores.


Loos te explica su método así: "Mi arquitectura no se concibe por planos, si no por espacios (cubos). No diseño plantas, fachadas y secciones. Diseño espacios. Para mi, no hay planta baja, primer piso, etc. Para mi, sólo hay una serie de espacios continuos y contiguos, cuarto, antecuarto, terraza, etc. Historias que se funden y espacios que se relacionan. Cada espacio requiere una altura distinta: el comedor seguramente será más alto que la despensa, por ellos los techos estarán a diferente nivel..."

Adolf Loos. Villa Müller. 1930. Praga, Rep. Checa


Este principio está ejemplificado en la Villa Müller, en Praga.


En una nota un poco más oscura... hacia 1928, a Loos se le acusa de pedofilia en Viena. Había contratado a niñas entre 8 y 10 años, todas de familias pobres, para trabajar como modelos en su estudio. Obviamente, estaban siendo víctimas de abuso sexual. La corte lo declara parcialmente culpable. Para esta época, Loos, ya mostraba síntomas de demencia.


En el año 1933, el arquitecto de 63 años, sufre de un ataque al corazón y unos meses después muere, en la ruina.

ARQUITECTURA - INTERIORES - DISEÑO - DESARROLLO - CONSTRUCCIÓN - RENOVACIÓN - APROBACIÓN